Lexus

_productos /2010

/ Tipo de producto: Automóviles
/ Fabricante: Lexus

share on facebook share on twitter share on linkedin share on mail share on delicius share on blinklist share on pinterest

En 2010 diseñamos para Lexus, una edición limitada “Stone Designs”, en la que intervinimos en los interiores de tres de sus modelos (GS, IS, RX) reinterpretando los valores de la marca y del concepto L-finesse.

Este proyecto supuso para Stone Designs, una interpretación del “lujo” como algo mucho más sensorial que estético, en el que la sencillez prima por encima de cualquier otro valor, y el amor por el detalle convierte la experiencia de conducir en algo mucho más cercano y comprometido con nuestra verdadera naturaleza.

Tanto para Lexus como para nosotros fue un proyecto muy importante, ya que era la primera vez que la marca sacaba una edición limitada con diseñadores occidentales.

image

Lexus decidió lanzar un proyecto dentro de su reciente programa llamado Artworks, que consistía en la creación de una edición limitada de alguno de sus modelos en colaboración con algún estudio de diseño que no fuera japonés.

image
image
image

Tras este aparentemente fácil proceso de selección del estudio que finalmente realizaría el trabajo, Eva y Cutu aterrizaban en Tokio, donde ellos pensaban que recogerían un briefing y volverían a Madrid a realizarlo, para un tiempo después volver a Tokio para presentarlo y seguir trabajando. Pero nada de lo que ellos pensaron se cumplió. A la mañana siguiente de llegar se fueron a la sede central de Toyota en Nagoya. Allí, y tras conseguir salvar los miles de controles de seguridad en los que además de quitarte el móvil, la cámara de fotos, el portátil etc., entraron a una sala en la que tras una presentación sobre el concepto L-Finesse de Lexus, les explican que nada de llevarse un briefing a su casa y trabajar en España; que el proyecto se tiene que hacer allí durante esa semana y que la primera reunión con los directivos de Lexus para ver cómo evoluciona el trabajo era dentro de tres horas. Como en la misma película de Sofía Coppola “Lost in translation”, creyeron que se trataba de una broma y les indicaron que esa no era su manera de trabajar. Les intentaron hacer ver que ningún proyecto te lo pueden contar y ponerte a trabajar inmediatamente, que necesitas interiorizarlo e ir asimilando sus peculiaridades, de manera que las ideas, al cabo de cierto tiempo, puedan empezar a fluir. Pero lejos de entender eso, les comentaron que no se preocuparan, que les dejaban diez asistentes, que por supuesto hablaban perfecto japonés, para ayudarles.

De esta forma tuvieron que comenzar una semana de proyecto en la que cada tres horas tenían una reunión con directivos y gente del departamento de diseño de Lexus. Por las noches, cena en algún restaurante donde se comentaban los avances del día y se hacían cambios, para por supuesto seguir trabajando por la noche en la habitación del hotel. A los japoneses no les sorprende nunca tu capacidad de trabajo incluso si es infinita, ellos entienden que no tienes límite y que puedes trabajar sin descanso hasta la extenuación… y ¿qué fue de los diez asistentes? Pues como podéis imaginar, cual jornalero después de recoger la fresa, les dijeron que se fueran inmediatamente y que si era difícil que entre ellos dos se pusieran de acuerdo, no te quiero ni contar ponerse de acuerdo o explicar las ideas y demás a diez japoneses para que te ayuden.

Esta no breve introducción creemos que es importante por la naturaleza del trabajo y porque por todos es conocido en Japón lo difícil que es trabajar con compañías de este tipo; y es uno de los motivos por los que en Stone Designs están entusiasmados por el resultado del proyecto.

image

El proyecto en concreto era para el departamento de “color and trim” que es el que se encarga de hacer las diferentes versiones de acabados, tapicerías, colores, etc. En este caso lo que buscaban era una nueva tipología de interior del vehículo en el que con los acabados, los colores y las texturas pudieran crear una línea que cubriera una franja de clientes que en ese momento Lexus no tenía cubierta. La verdad es que descubrir el concepto L-finesse fue una satisfacción para Eva y Cutu, ya que los valores y conceptos que manejan, incluida su concepción del lujo, son completamente afines a la filosofía de Stone Designs.

En primer lugar, eligieron los modelos sobre los que se intervendría, que finalmente fueron un GS (un sedán más conservador), un IS (un cupé mas deportivo) y finalmente, por petición de Stone, un RX (un suburban con un carácter mucho más aventurero). Sobre ellos se decidió el tipo de público al que querían llegar y se intentó crear unos interiores y combinaciones de colores para hacérselos más interesantes y atractivos.

La parte que más sorprendió al equipo de Lexus del trabajo de Stone Designs fue su capacidad de conceptualizar el proyecto y de crear un hilo conductor que reflejara perfectamente su filosofía, pero en ningún momento sin hablar o prestarle atención a valores puramente estéticos. Una de las mayores diferencias a la hora de trabajar en este sector es que, mientras Lexus trabajaba los interiores como elementos sueltos, es decir, crean una combinación de colores y tapicería para el asiento del acompañante y después se clona en el asiento del conductor, y de igual manera se hace para los asientos traseros; Eva y Cutu no entendían esa manera de hacerlo, y ellos apostaron por entender el interior del coche como un espacio global, en el que tenemos un montón de experiencias y recibimos un sinfín de estímulos, de forma que no se podía trabajar aislando los elementos de un espacio común. De esta manera se conseguía que la experiencia del usuario cuando entrara en el coche empezara desde que metía las llaves en el contacto; que el interior no sea un espacio aislado del entorno sino que el paisaje lo invada y lo llene, fundiendo el espacio de manera que puedas percibir lo que ocurre a tu alrededor con mucha más intensidad, convirtiendo la experiencia de viajar no necesariamente en algo espectacular o excitante pero sí, en cualquier caso, en algo auténtico.

image

El proyecto finalmente representa algo tan sencillo como la luz, que por otro lado es una de las variables que más inciden en nuestra percepción del paisaje y que es la responsable de llenar de vida, colores y contraste nuestro entorno. Definitivamente, un mismo espacio visto en diferentes momentos del día o incluso en diferentes estaciones del año lo hace cambiar completamente. De esta forma decidieron, en función del modelo, crear uno inspirado en la luz pálida de la mañana, de forma que en el modelo IS hemos trabajado con tonos azules y grises como si de una prolongación del cielo se tratara, combinado con blanco en las zonas del salpicadero, algo muy rompedor para Lexus, porque nunca se habían atrevido a trabajar en interiores blancos porque temían que pudiera crear reflejos incómodos. Pero eso es precisamente lo que buscaban Cutu y Eva, que fuera la luz la que invadiera el interior provocando al usuario un despertar pausado en el que pudiera sentirla acariciando su rostro mezclada con las gotas de rocío de un lento amanecer.

El modelo RX está inspirado en el mediodía, cuando la luz cae más vertical y nos deja disfrutar de una exuberante explosión de color en el paisaje, donde las sombras apenas son perceptibles y las flores brillan en los campos como las estrellas en el cielo nocturno. Por eso y por su carácter más aventurero, trabajaron en el interior añadiendo el color rojo como elemento evocador de un campo lleno de flores, pero sin utilizarlo de forma masiva, sino mezclándolo con unos tonos beige que le confieren un aspecto más luminoso y transmite una sensación de alegría al usuario que le ayuda a afrontar el día con una actitud más positiva.

El modelo GS. En este es quizá en el que finalmente podemos ver de forma más clara el concepto de trabajar de manera global en el interior del vehículo. Si nos fijamos, los asientos están tapizados de forma asimétrica, pero este efecto desaparece cuando ves todo el conjunto, porque rápidamente te das cuenta de que juntos sí guardan una regla de simetría pero en su totalidad, y no viendo los elementos por separado.

Este modelo está inspirado en la luz de una puesta de sol, en el momento en el que cuando conduces te quitas las gafas de sol para disfrutar de un amable sol de rostro anaranjado que parece querer reconciliarse con el usuario después de una larga jornada. Para acentuar el efecto que querían, se ha interpretado como una luz naranja que baña en este caso el coche por detrás, de esta forma vemos cómo los últimos rayos de sol pintan desde la luna trasera sobre el cuero marrón los respaldos de los asientos delanteros y se mete por los laterales de los mismos recordándonos que mañana volverá para llenar de luz y de energía nuestra sencilla vida.

En resumen, el proyecto ha supuesto para Stone Designs una búsqueda de interpretar el “lujo” como algo mucho más sensorial que estético, en el que la sencillez prima por encima de cualquier otro valor, y el amor por el detalle convierte la experiencia de conducir en algo mucho más cercano y comprometido con nuestra verdadera naturaleza.

Otros proyectos que pueden interesarte...